El sueldo del escritor

28 05 2010

 “El trabajo del escritor debe ser remunerado”, Diderot.

¿Y quién dice que no lo esté? Remunerar, según la RAE, es la acción de premiar, recompensar o galardonar. Y a mi parecer, un buen libro pasa por alguna de estas definiciones aunque no sea económicamente. Claro está que lo remunerado es la obra, el libro. Así, es normal que si un escritor no escribe un buen texto o simplemente no lo consigue dar a conocer, es más difícil todavía que alguien le pague por su labor. No soy de los que creen que el pensamiento no tiene precio y que no sabría calcular el valor económico del arte. No, hombre, no. Todo en esta vida tiene un precio. Así que, dejémonos de rollos. El escritor se supone que escribe porque le gusta escribir, si luego puede vivir de ello, aún mejor, pero ese no es -o no debería ser- su objetivo.

Claro está que si por ejemplo, una editorial decide realizar un contrato con un escritor, éste puede conseguir un sueldo. Un pago que la editorial cree que le saldrá a cuenta. Si no se trata de un caso así, es muy difícil -o imposible- que alguien pague a un escritor simplemente por lo bien que realiza su profesión. No soy tradicionalista tampoco, pero el arte siempre ha sido arte y pocos han podido comer de él y creo que seguirá siendo así. Y si te digo la verdad, me parece lo más normal.

Anuncios




Holocausto Caníbal

28 05 2010

Ruggero Deodato, el hombre al que más odié ayer por unos instantes. Se trata del director de Holocausto Canibal, la famosa película rodada en 1980 que trata sobre el viaje que unos reporteros hacen hasta la selva amazónica para realizar un reportaje sobre el canibalismo.

La película se centra en los vídeos que grabaron el grupo de reporteros y que fueron encontrados por un antropólogo, Monroe, que viajó hasta el lugar del que nunca volvieron los primeros. Cuando se decide a analizar las cintas descubre varias acciones horrorosas que el grupo protagonizó en el Amazonas. Acciones tales como decapitar a una tortuga, destrozarle el caparazón y descuartizarla o quemar vivos a algunos miembros de una de las tribus y mantener relaciones sexuales encima de los restos de ceniza.

Algunos diréis, bueno, eso es película y allí nadie sufrió. Pues no. Para realizar el film fue “necesario” sacrificar a siete animales simplemente para darle realismo a la secuencia. Por ejemplo, en un momento dado, los reporteros deciden decapitar a un mono por diversión y como la escena fue rodada dos veces, os imaginaréis que con una cabeza no hubo suficiente. La película fue prohibida en muchos países nada más estrenarse y fue acusada por tortura animal. Inlcuso se llegó a rumorear si la chica de la foto fue realmente empalada por y para la ocasión.

Muy a mi pesar, tengo que reconocer que el film es un gran icono del género mockumentary y realmente hace un uso del documental muy bueno. Ha sido un modelo a seguir en este género para películas como “El Proyecto de la Bruja de Blair“, entre otras. Dicen que Deodato trataba de realizar una crítica  a algunos aspectos de la civilización moderna comparando el salvajismo de los reporteros estadounidenses que viajan al Amazonas con las prácticas y rituales de las tribus caníbales del lugar.

Yo no sé cuales eran los propósitos del director con esta salvajada ni si consiguió trasnmitir algo o no. Solo sé que Holocausto Canibal es una de las películas más terroríficas de la historia de la producción.