La Fiesta Matador

19 05 2010

Matador; una revista excepcional, con una gran calidad, dotada de buen gusto, con lectores cultos, cosmopolitas y sobretodo y lo más importante: VIPS. Sí, por lo visto Matador celebra una fiesta con una personalidad muy definida donde la danza, la música, el teatro…se convierten en protagonistas. Pero, una fiesta en la que solo asistes por rigurosa invitación, tal y como se remarca en la web de la propia revista.

Parece ser que la cultura sigue siendo elitista y aquel que cree que forma parte de ella, le encanta sentirse así, algo a lo que yo llamo un VIP (very important person) por naturaleza. Odio a los VIPS. Me repugna su hipocresía. Pero hay muchos VIPS sueltos por el mundo, incluso me atrevo a decir que todos tenemos algo de VIPS y me resulta bastante detestable, sobre todo por la parte que me toca. Parece ser que necesitamos sentirnos integrados en un grupo reducido o no reducido, pero que como mínimo, otros no puedan entrar. Y no es que se trate de una cuestión de exclusión hacia los demás sino que eso de sentirse importante por alguna razón, parece que sube la autoestima a la gente.

Y que mejor manera de pertenecer a un grupo reducido y encima importante que dentro del mundo de las artes y por consecuencia, de la cultura. Esos VIPS son los que más detesto. Puede ser que esa fiesta de Matador sea la ostia y, según dicen ,sea una experiencia única, bla bla bla, pero, ¿sabes qué? Nunca me ha gustado entrar por lista a ningún lado, ni siquiera a clase.

Anuncios




Quesar caló

19 05 2010

 

Ser gitano, eso no es fácil para muchos. Ayer quise comprobar qué es lo primero que se le pasaba por la cabeza a un niño de 10 años cuando le preguntas: ¿Qué es un gitano? Y me dijo: “es una persona mala, que roba y que luego lo vende en el mercao”. Yo insistí, quise saber un poco más y le dije: “y a ti quién te ha dicho todo eso? A lo que me contestó: “Nadie, es lo que he visto por la tele”.

Me di cuenta que de lo que estábamos hablando era de un tópico. Un tópico muy arrelado, por desgracia, a la cultura gitana y el que impide a esa comunidad superarse día a día y defender sus derechos. Me parece lamentable que a estas alturas aún existan ese tipo de discriminaciones hacia determinados grupos y que se sigan oyendo frases como, “tiene más peligro que un gitano haciendo footing” o “¿Dónde vas así? ¡Pareces un gitano!”. Por otro lado, cuando el niño me habló de la tele, por dentro pensé “es que es verdad”. Es verdad que los informativos fomentan esa imagen de los gitanos cada vez que aparece un robo, un asesinato o una huida y se acompaña de “un joven de etnia gitana”. Creo que hay que pedirle a los medios que sean los primeros en evitar ese tipo de relación entre el acto y el origen del causante de dicho acto. Incluso, existen programas como Callejeros en los que gran parte de su contenido se basa en las penurias de esta gente y me parece que con eso sólo hincamos un poquito más adentro ese clavo con forma de tópico.

Maria del Carmen Filigrana y Beatriz Carrillo son mujeres, gitanas y universitarias. Las dos forman parte de la Fundación Secretariado Gitano, una entidad que lucha por acabar con esa imagen que tanto daño está haciendo, sobretodo, a los jóvenes de ese colectivo. Jóvenes que quieren evolucionar y formar parte de la sociedad sin la necesidad de renunciar a su raza y sus costumbres.